lunes, 15 julio 2024
32.9 C
Écija
lunes, 15 julio 2024
More

    Francisco Fernández-Pro: Letras breves… La palabra fusilada y el payaso de la cocaina

    Creo que lo de Maduro en Venezuela raya la pura locura. No le basta ya encarcelar a los que se le oponen (defensores de la Democracia como Leopoldo López), sino que temeroso de los resultados de las próximas Elecciones, llega a amenazar con el Ejército en las calles, en caso de derrota electoral. Es decir: los suyos o los tiros. No puede ser otra cosa.

    Pero, cuando aún no había salido de mi asombro y seguía sin explicarme estas palabras, un mitin político de la oposición fue atacado por energúmenos chavistas y han tiroteado, hasta la muerte, a Luis Manuel Díaz, líder del partido opositor AD (Acción Democrática),  justo en el momento en el que hablaba contra Maduro y su Régimen.

    ¿Cabe ya alguna duda sobre la locura de los gobernantes venezolanos? ¿Cabe alguna duda sobre el desvarío de los que defienden a estos tiranos o los excusan?  (ahora se me aparece la imagen de Monedero defendiendo a Maduro y puedo explicarme la de antes de ayer. haciendo el payaso, mientras acusaba de cocainómano al líder de Ciudadanos)

    La Sinrazón puede resultar muy peligrosa cuando se topa con la dignidad de la Palabra. La Palabra es el fundamento de la Tolerancia, el instrumento de la información necesaria para que los individuos podamos ser realmente libres y sepamos elegir lo que más nos conviene. La Palabra es el arma que nos muestra la Verdad, su Fuente, su esencia. Cuando se mata a la Palabra, se enmudece  a la Verdad. Quien fusila a la Palabra, asesina a la Libertad y a la Democracia.

    La Palabra es el único medio que tiene el ciudadano para entenderse con los otros hombres, para convivir con ellos, para defenderse y explicarse, para reconocer a los demás y que los demás lo reconozcan a él, para que el respeto y -con él- la Paz, anide entre los hombres. Por eso, quien fusila la Palabra, asesina la Razón y la convivencia. Más que nadie dude que tan culpable es quien aprieta el gatillo, como quien le entrega el arma al asesino o mira hacia otro lado porque la Palabra lo incomoda o excusa su muerte porque la Palabra lo señala.

    ¡Qué distinta y qué distante la rastrera cobardía del impotente que dispara y el inmenso valor del que sostiene, con dignidad, la razón de la Palabra!

    En Venezuela, ante el temor a perder el poder, los tiranos han levantado un paredón y en él están fusilando a la Palabra, sin saber que cualquier principio siempre necesita al Verbo… ¿y sus cómplices?, ¿seguirán excusando a los asesinos?, ¿seguirán haciendo chistes de cocainómanos? ¿Quién se atreverá ahora a defender a los asesinos? ¿Qué razón puede quedarles?

    Esta y el resto de noticias te pueden llegar a tu WhatsApp cuando la publiquemos, síguenos en nuestro nuevo Canal de WhatsApp de Écjaweb desde este enlace

    - Relacionados -

    Relacionado

    Síguenos en WhatsApp

    WhatsApp Écijaweb

    Recibe las noticias Écijaweb en tu WhatsApp

    Últimos 7 días