Al Rvdo. Don Fernando Flores Pistón, nombrado Hijo Predilecto de Cañada Rosal el 26 de agosto de 2018.

Un día cavilaba con un amigo. Mientras yo opinaba que Dios podía considerarse como una Verdad presentida, él me replicaba que también podía serlo como el presentimiento de una mentira.

Quizá es que no existe”, me decía; “o, quizá –le replicaba yo, acordándome del niño que quería meter en su hoyito de la playa todo el agua del océano-, es que su Naturaleza es demasiado grande para el entendimiento del Hombre”.

Leer más...

Confieso mi incapacidad. Quería escribir un artículo sobre la corrupción política y, decididamente, debo desistir.

Como siempre intento la objetividad, antes de escribir mis artículos procuro informarme lo mejor posible sobre los datos que debo manejar y, además, dada la delicadeza del asunto a tratar en este que iniciaba, procuré que los datos fueran lo más fidedignos y abundantes posible. Imposible. Hasta el punto de que el diario digital de “El Economista”, de fecha 16 de abril de 2014, titula: “Baile de cifras por el fraude de los cursos andaluces: “El Mundo” dice 2.000 millones y “El País” lo rebaja a 20” (¡!)

Leer más...

Estos individuos de la (des)Memoria Histórica, no sé si es que son así de torpes o, simplemente, es que sus actos responden a la ignorancia del sectarismo cateto. Ahora el invento es desenterrar a Franco y llevárselo del Valle de los Caídos. Está claro que esta gente no sabe una mijita, ni de psicología ni de Historia.

Leer más...

Atribuyen a mi admiradísimo Quevedo la célebre frase que nos advierte que, según nos presentemos así seremos recibidos para, después, ser despedidos conforme nos hayamos comportado; y, aunque sé que Don Francisco tenía más razón que un santo, procuro, sin embargo, evitar ese primer juicio que -como prejuicio que es- nos puede inducir a errores insospechados e irremediables.

Leer más...

En plena Transición escribí que el mayor problema que los españoles podíamos afrontar a medio y largo plazo, podía llegar a ser la incapacidad para distinguir entre los derechos y los deberes, ya que los políticos buscavotos dedicaban todo su empeño (ahora también) a informar de los primeros, olvidándose de recordar las obligaciones que se derivaban y acarreaban esos derechos.

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Publicidad