Este domingo tengo una cita ineludible en el Teatro Municipal, con mi querido compañero, Amigo y Hermano, Manuel Martín Martín; y lo tengo claro, entre su labiaque tanto tiene de compás, su sabiduría que tanto va por lojondoy esa ironía tan suya –y tan inteligente- por la que Vallecillo lo nombró “martillo de los herejes” (aunque algunos piensen que no es martillo sino una mala leche que se la pisa)…yo es que voy a disfrutar como un enano.

Leer más...

Sinceramente creía que, en esta España nuestra, ya no podría llegarse a mayores cotas de locura. Pero estos desocupados y gritones iletrados que responden -¡tan inconscientemente!- al silbo del zagal de turno, que los pastorea como rebaño de borregos con hidrofobia, no tiene límites. Pero lo peor es que siempre hay un listillo populista que, en cuanto escucha tanto balido junto, se pone a pescar en río revuelto, por si las ovejas se vuelven carpas, de esas que siempre van contracorriente, se ciegan en el esfuerzo y, así, contracorriente, labran su desgracia.

Leer más...

Pedro Sánchez ya quedará, para siempre, como el Mago del Espejismo, el Escapista del Compromiso, el Lapa del Oportunismo.

Llegó al Gobierno prometiendo unas elecciones y, hasta que no lo han descalabrado, ni se inmutó. Juró una gestión seria y ejemplar y, si no llega a ser por la desilusión de sus compinches, sigue dando viajitos en el falcon -concierto viene, concierto va- hasta que Kiko Ribera hubiera aprendido a cantar un aria de Verdi.

Leer más...

Cuando escribí el artículo sobre el recién constituido Gobierno de Pedro Sánchez, advertí que había dos fichajes que no me gustaban nada, precisamente porque tuve la desgracia de conocerlos de cerca y de sufrir la soberbia y la charlatanería que les caracteriza: una era Maribel Montero; la otra y, sobre todo, Carmen Calvo Poyato. Más, pasado el tiempo y manteniendo la opinión, ahora sí puedo explicarme la elección que se hizo.

Leer más...

Hoy me asomé, casi por primera vez, a eso que llaman “ceremonia de los Goyas”, pues desde que en 1987 se celebrara su primera edición, siempre me parecieron algo así como la mímesis del “glamour” jolivuriense, transformada en una catetada de las nuestras (como tantas otras que los friquis celebran por querer parecerse a los americanos). Una conquista más del mundo anglosajón en esta tierra nuestra que, tan fácilmente, se rinde al esnobismo impuesto por el marketingdel mal gusto (“hicks sumus”).

Leer más...

Un ser humano no puede aguantar todo el marrón que estamos soportando, todo lo malo que estamos viviendo. Poco a poco, estamos cayendo en la Depresión Colectiva por culpa de la ineptitud y la ambición de los poderosos y la ilimitada estupidez de los ególatras que, por su posición, deberían servirnos de ejemplo. Rendido a esta evidencia escribí mis últimos artículos, pero esta semana me he propuesto vencer la inercia y romper la dinámica de los mediocres, para levantar la cabeza y sentirme orgulloso de algo de los que nos pasa.

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Publicidad