Lesión

“Tipografía”

Con la llegada del buen tiempo o al disfrutar de más tiempo libre, son muchas las personas que toman una acertada decisión; hacer deporte. Pero cualquier cambio en nuestro ritmo cotidiano, y en muchas ocasiones por no hacerlo bien, tiene reflejo en nuestro cuerpo, que en el caso de la práctica deportiva son frecuentemente en forma de lesión, y es aquí donde viene la pregunta ¿ahora qué hago?. 

Omar Ojeda trabaja en la Clínica Fran Serrano de Écija y está especializado en la fisioterapia deportiva. Dicho de este modo nos hace pensar que su trabajo se centra en deportistas de élite, pero no es así “fisioterapia deportiva es para cualquier persona que haga deporte”, apunta Omar, cuyo trabajo principal se centra en buscar el origen de la lesión para hacer un diagnóstico certero y aplicar el tratamiento correcto.

Cualquier persona que practique deporte puede sufrir una lesión, pero estas son muy habituales en aquellas personas que llevan mucho tiempo sin hacer deporte o nunca lo han hecho. En estos casos lo idóneo sería contar con el asesoramiento de un profesional “sobretodo a la hora de distribución de carga”, pero esto no es habitual y lo más fácil es calzarse unas zapatillas, comprarse el material necesario y comenzar. Pocos días después pueden comenzar los dolores y no precisamente de agujetas, que también.

Es en este momento cuando es recomendable acudir a un centro especializado como Clínica Fran Serrano, donde profesionales como Omar realizan un análisis completo “cómo, cuándo, con qué calzado, qué deporte, antecedentes…”. Con toda esta información y recurriendo a herramientas de diagnóstico como la ecografía musculoesquelética, una herramienta que permite un estudio dinámico, rápido e inocuo en tiempo real y comparativo que permite una evaluación de forma objetiva del tejido musculoesquelético.

Una vez obtenido un diagnóstico comienza el trabajo. Supongamos que el paciente sufre una tendinitis o una lesión crónica de tejido blando. Para estos casos se suele recurrir a la Electrolisis Percutánea Musculoesquelética (EPM), que consiste en la aplicación de una corriente eléctrica galvánica de forma percutánea estimulando directamente el tejido afectado a través de una aguja. Esto permite regular la inflamación y fomenta el proceso de autocuración del que todo cuerpo dispone.

Pero la recuperación no es solo la aplicación de técnicas por parte de un profesional, también es necesaria la participación del paciente que debe de seguir la recomendaciones para una correcta recuperación.

En algunas ocasiones cuando se sufre una lesión se aguanta antes de acudir a un profesional y es muy frecuente comenzar a tratarla con medicamente. Desde Clínica Fran Serrano recomiendan no dejarlo pasar porque el problema podría ir a más o el periodo de recuperación sería mayor “en la mayoría de los casos, si se coge a tiempo, será cuestión de días o pocas semanas”, concluye Omar.