“Tipografía”
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

.-Al igual que la gran mayoría de las capitales e importantes poblaciones andaluzas, entre ellas Sevilla, Córdoba, Granada, Ronda, Antequera, Jerez de la Frontera, etc., con el fin de canalizar todo el inmenso pasivo que atesoraban dichas ciudades, y con el objetivo de emplearlos en obras sociales y lucrativas que levantaran el nivel económico de su zona, constituyeron sus propias Cajas de Ahorros, y Écija también gestionó y consiguió la aprobación de su propia Caja de Ahorros: la CAJA DE AHORROS Y MONTE DE PIEDAD DEL CIRCULO OBRERO INDEPENDIENTE DE ECIJA. Sus estatutos fueron aprobados por su Majestad el Rey por Real Orden de fecha 4 de enero de 1906, y fueron inscritos en  el Ministerio de la Gobernación, dirección General de Administración.

Publicidad

Esta Caja que hubiera supuesto para nuestra ciudad importantes beneficios, se creó como Institución de beneficencia particular para disfrutar de las exenciones y privilegios concedidos a esta clase de fundaciones.

Los fines por los que se debía regir esta Institución, determinados en sus Estatutos, eran:

1. Contribuir al mejoramiento moral y material de todos los socios del Círculo, difundiendo entre los mismos la idea de economía y previsión, facilitando la práctica del ahorro y empleando productivamente las economías que vayan realizando.

2. Socorrer por medio del Monte de Piedad las múltiples necesidades de la vida, facilitando préstamos sobre toda clase de efectos de fácil conservación y venta.

3. Contrarrestar la usura haciendo préstamos a medio interés Y con las más ventajosas condiciones mediante eficaz garantía.

4. Auxiliar a los socios laboriosos y de buena conducta, proporcionándoles los elementos precisos para su industria u oficio".

La Organización y Administración de la Caja de Ahorros estaba configurada por: 1) Junta General. 2) El Consejo de Administración. 3) La Junta de Gobierno.

Sus Estatutos, en su Título Cuarto, regulaban las actividades del Monte de Piedad. "Las operaciones preferentes del Monte de Piedad serán: hacer préstamos al 6% de interés desde una peseta en adelante sobre alhajas de oro, plata y piedras preciosas, ropas nuevas o usadas, herramientas, telas y otros efectos o valores de fácil conservación y venta. Los objetos pignorables se apreciarán por los tasadores que el Consejo determine y, en vista de su avalúo, se concederá el préstamo, que no podrá ser mayor del 50% de aquél".

Y en su Título Quinto se regulaban las actividades de la Caja de Ahorros, dividido este Título, a su vez, en dos apartados: el de imposiciones a plazo indeterminado e imposiciones a plazo fijo. En cuanto a éstas, en su artículo 53° se establecía: "Las imposiciones no podrán ser menores de 25 pesetas y devengarán un interés del 3% anual. Se representarán por resguardos nominativos que emanen de cuadernos talonarios".

En el Título de disposiciones generales se establecía (art°s. 62° al 64°): Las cantidades que obtenga esta Institución después de cubrir todas las atenciones, quedarán como capital o fondo de reserva, y en caso de disolución de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad, pasarán como haber activo del Círculo Obrero Independiente de esta ciudad. En ningún caso podrá repartir dividendo de utilidad a los fundadores o consejeros de esta Institución, pues su carácter es esencialmente benéfico.

Quizás muchos nos estemos preguntando dónde preveía fijar el Monte de Piedad de Écija su domicilio o sede central y, en especial, su capital social inicial. En cuanto a su domicilio, el artículo 65°, lo fijaba en el mismo del Círculo Obrero Independiente, es decir, en la calle Caballeros (hoy Emilio Castelar), número 39. Respecto al capital social, en las disposiciones transitorias, párrafo segundo, señalaba: "Para constituir el capital de fundación se emitirán por el Consejo dos mil acciones de veinte y cinco pesetas cada una, las cuales serán reintegrables en cinco años, sin devengar interés, quedando facultado dicho Consejo para emitir mayor número si fuere necesario".

¿Qué ocurrió para que nuestra Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Écija no comenzara su andadura a pesar de tener todos los trámites legales aprobados?.

¿Cómo es posible que los ecijanos dejaran escapar esta iniciativa que hubiera dado a la ciudad muchos beneficios, como le ha supuesto a otras ciudades, como Jerez, Ronda, Antequera etc.?.

¿Qué tiene que ocurrir para que los ecijanos salgamos del letargo permanente?.  Cuantas cosas tienen que acontecer para despertar del sueño profundo. No fuimos capaces de impedir que nos cerraran la estación de ferrocarril.  Se llevaron el hospital Comarcal. No impedimos las obras del aparcamiento del salón, no fuimos capaces de que el AVE que pasa por nuestro término, tuviera en nuestra ciudad un apeadero y sin embargo lo lograron otras ciudades entre ellas Herrera-Puente Genil….

Juan Méndez Varo