“Tipografía”
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las Escuelas Unitarias se regían por la Ley de Instrucción Pública de 1857, con reformas parciales, (la llamada Ley Moyano. Estuvo en vigor hasta la promulgación de la Ley General de Educación, ley 14/1970 de 6 de agosto. La primitiva ley contemplaba cuatro cursos de Primaria.

Publicidad

En este decenio de los sesenta se fue perdiendo el uso de un instrumento muy popular en los niños: la pizarra y el pizarrín. En las aulas había hasta más de 30 alumnos y en algunos casos se superaba. La imagen clásica era la tarima del profesor con un brasero de picón y, detrás, un crucifijo, un retrato del Jefe del Estado y las tablillas para aprender a leer y no podía faltar la regla con las que los profesores ponían orden en sus aulas. Los métodos de aprendizaje eran la repetición, el canto, y las oraciones de entrada y salida. Los niños y las niñas no compartieron aulas en Écija hasta los años setenta.

Los maestros, generalmente estaban mal pagados, por lo que era habitual que ejercieran otras actividades para poderse ayudar. Los había hasta técnico radio y se llevaban la tarea al colegio. Tenían una especial habilidad en arreglar aquellas radios de museo y que no les molestaran las algarabías y las batallas clandestinas que se suscitaban dentro de su aula.

Por las escuelas era costumbre que acudiera un fotógrafo para dejar perpetuado el paso de "los chiquillos en edad escolar". La imagen que acompañamos es una fotografía clásica que conservan cientos de niños de esta época. La que hemos recuperado por deferencia de su protagonista, corresponde al curso 1960/1961 de la Escuela Unitaria de Niñas, en la calle Coronel Puyou número 8, de la que era su profesora Amelia Pérez de León.

En puerta de dicha escuela, es decir en la misma calle Coronel Puyou, se improvisó un aula, en la que no faltaba un detalle: libros, material escolar, y hasta teléfono sin línea. Todo un escenario efímero por el que pasaban las alumnas, no sin que las madres se ocuparan previamente de acicalarlas.

Juan Méndez Varo.

Memoria de una década: Écija, 1960-1969

 Foto: Juan Méndez Varo

Publicidad
Publicidad
Publicidad