“Tipografía”
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las torres ecijanas tienen una doble vertiente en su importancia artística.  La primera es el conjunto que,  en una visión panorámica desde las alturas que rodean la ciudad,  aparece  a la vista como un atractivo  singular por su variedad estructural y decorativa por los distintos ángulos de observación que ofrecen  combinaciones diversas entre ellas. La segunda es la individualidad  artística de cada una.

Publicidad

Que muchas  de estas  torres y espadañas se ven cruzadas por diferentes cables eléctricos placas solares y antenas que  incumplen la vigente Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía, en especial su Artículo 19,  sobre Contaminación visual o perceptiva, que dice:

1. Se entiende por contaminación visual o perceptiva, a los efectos de esta ley, aquella intervención, uso o acción en el bien o su entorno de protección que degrade los valores de un bien inmueble integrante del Patrimonio Histórico y toda interferencia que impida o distorsione su contemplación.

2. Los municipios en los que se encuentren bienes inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía deberán recoger en el planeamiento urbanístico o en las ordenanzas municipales de edificación y Urbanización medida que eviten su contaminación visual o perceptiva.

Ciudades como Antequera, Ubeda, Baeza, Ronda, etc.,  han sabido aplicar de forma impecable la Ley y han resuelto  este problema, haciendo compatible el uso de telefonía, aire acondicionado sin necesidad de degradar su conjunto artístico.

¿A quién corresponde poner orden en esta selva de placas, antenas, cables etc. que tanto daño hace a nuestro patrimonio artístico?.  Esperamos que esta fotográfica sirva para tomar conciencia y se inicien las gestiones necesarias ante las empresas responsables para que pongan cordura ante el lamentable aspecto que presenta de una de las más bellas torres de la ciudad: San Gil.