“Tipografía”
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Con motivo de la celebración en Écija de las Misiones Populares, se han programado diferentes actos religiosos, entre ellos el traslado de la Santísima Virgen del Valle, Patrona de la ciudad, a las seis Parroquias de la localidad. 

 Del 23 al 30 de abril del 2016 la Imagen quedó expuesta en Santa María y, con tal motivo, el templo parroquial fue objeto de un amplio despliegue de limpieza y exorno, tarea que encabezó su párroco Francisco Moreno, con un grupo de animosos voluntarios, entre ellos Antonio Benjumea, Manuel Rosa, Manuel Ramírez y José M. Corrales.  

Publicidad

La Iglesia de Santa María se enfundó sus mejores galas y, dentro de ese trabajo de limpieza y exorno, también se decidió incluir al Vía Crucis que recorre el templo desde el altar de las Animas Benditas (nave del Evangelio) hasta la capilla del Simpecado de la Virgen del Rocío (nave de la Epístola). El conjunto está compuesto por catorce estaciones. 

Como se sabe, en 1991 y bajo el auspicio de Juan Pablo II, se creó un nuevo Viacrucis con quince estaciones (el Papa añadió una nueva Estación) basadas todas ellas en momentos del Nuevo Testamento, ya que el anterior recogía muchos pasajes de los Evangelios apócrifos y escenas tradicionales, entre los que figuraban el encuentro de Jesús con María, su madre, y el acto en el que la Santa Mujer Verónica le enjuga el rostro a Jesús.

Con el objeto de proceder a la limpieza de las catorce estaciones del Vía Crucis, estas fueron trasladadas a la sala de tacas. La casualidad quiso que llegara a mis manos un acta, (que se conserva en el archivo parroquial) redactada por don Francisco Domínguez Fernández. Gracias a su contenido sabemos que el día 6 de octubre del año 1929 el referido párroco, autorizado por el Eminentísimo y Reverendísimo señor cardenal arzobispo de esta diócesis, don Eustaquio Ilundain y Esteban, y mediante la delegación del reverendo padre fray Buenaventura Garrani, ministro general de la orden de los Menores Franciscanos, “se procedió a la bendición y erección de un vía crucis, representado por cuadros de madera con las figuras en alto relieve y cruces también de madera adquirido mediantes las donaciones de varias personas piadosas. Dicho acto se celebró con mucha solemnidad y ajustándose en un todo a las normas del ritual, al que asistieron comisiones y representaciones de las autoridades locales, venerable clero secular y regular y gran número de fieles. Los RR. PP., Redentoristas José María Campos y Francisco de Armas predicaron en cada una de las estaciones, exhortando a los fieles a que mediten detenidamente sobre la pasión de nuestro Redentor y a que practiquen frecuentemente estos devotos  ejercicios”. 

El importe de la traza de las estaciones del Vía Crucis, transporte, jornales de carpinteros, colocación de los brazos de luz, así como la impresión de 300 estampas conmemorativas, ascendió a  2.346,35  pesetas. Para hacer frente a dichos gastos se inició una campaña para subragar los gastos. El arcipreste su puño y letra anota como  recaudación de 2.210,10 pesetas, y un déficit de 136,25 pesetas.

Gracias al citado documento, podemos conocer también las personas que contribuyeron con sus aportaciones a posibilitar que la Iglesia de Santa María cuente con un Via Crucis, al igual que otras parroquias ecijanas.

El detalle tanto de las estaciones como de sus benefactores es el siguiente:

  •  I. (Jesús Condenado a Muerte), colecta por Narcisa Graciano.
  • II. (Jesús sale con la cruz a cuestas), Josefa Martín de Ostos.
  • III. (Jesús cae la primera vez) Carlos Fraile Giménez.
  • IV. (Jesús encuentra a su SSma. Madre) Rosario y Concepción Rodríguez Soria.
  • V. (Jesús ayudado por el cirineo) Victoriano Valpuesta Bernáldez.
  • VI. (La Verónica enjuga el rostro a Jesús) Victoriano Valpuesta Aparicio.
  • VII. (Jesús cae por segunda vez) María Díaz de Díaz, Joaquina Mantilla y Concepción Escribano.
  • VIII. (Jesús consuela a las mujeres) Dolores Angelina, Amparo Miranda e Isabel García de Llamas.
  • IX. (Jesús cae por tercera vez). Valle Ruiz de Elías.
  • X. (Jesús despojado de sus vestiduras) Juan Osuna Escalera y Dolores Riego Maestre.
  • XI. (Jesús clavado en la cruz). Dolores y Mercedes González.
  • XII. (Jesús muerto en la cruz). Carmen Guzmán Vda. de Fernández.
  • XIII. (Jesús en los brazos de su Madre). Rosario Fernández Pintado.
  • XIV. (Jesús puesto en el sepulcro). Mercedes Muñoz Vda. de Elías.

Como es sabido, la Iglesia Católica concede indulgencia plenaria a los fieles cristianos que devotamente hacen las Estaciones de la Cruz. El ejercicio devoto de las Estaciones de la Cruz ayuda a renovar el recuerdo de los sufrimientos de Cristo en su camino desde el praetorium de Pilato, donde fue condenado a muerte, hasta el Monte Calvario, donde por nuestra salvación murió en la cruz.

Los requisitos de arriba son necesarios para obtener las indulgencias, pero siempre que se hagan las Estaciones con devoción en cualquier lugar, ya sea públicamente o en privado, se obtendrán muchas gracias. Claro está, deben hacerse de corazón, con sincera intención de conversión.

Juan Méndez Varo

________________

 

Archivo Parroquial de Santa María.