“Tipografía”

Policía Nacional y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han llevado a cabo una operación contra el contrabando de tabaco que ha supuesto la desarticulación de una organización internacional que operaba en Andalucía y que contaba con infraestructura en varias localidades de Córdoba y Sevilla, entre ellas Écija.

Según señala el Cuerpo Nacional de Policía en un comunicado, los investigados habían instalado un centro de fabricación ilegal de cigarrillos con infraestructura en las localidades de Marchena, Écija y Bormujos (Sevilla) así como en Lucena (Córdoba), con una capacidad potencial de producción de un millón de cigarrillos al día, aunque no se concreta qué tipo de infraestructura.

Durante el operativo, una de las naves sufrió un incendio provocado por desconocidos, presuntamente al objeto de hacer desaparecer el tabaco que se encontraba en su interior. Han sido detenidas doce personas -de nacionalidades española, ucraniana y bielorrusa-, y se han aprehendido 45.500 cajetillas, 4.200 kilos de picadura y 10.320 kilos de hoja de tabaco, así como diversa maquinaria, vehículos, teléfonos móviles, documentación y medios informáticos, todo ello por un valor aproximado de 1,5 millones de euros.

Las investigaciones se iniciaron de forma coordinada al detectarse un aprovisionamiento de tabaco que, conjuntamente con diversa información recabada, llevó a los investigadores a sospechar sobre la posible implantación de una fábrica de tabaco en alguna localidad andaluza.

Fruto de las averiguaciones efectuadas, los investigadores determinaron inicialmente la localización de la fábrica en la localidad de Marchena (Sevilla) detectando, además, la presencia de varios individuos de Europa del este que, junto con otros españoles, parecían prestar la infraestructura necesaria para poder pasar desapercibidos.

Modus operandi

La organización se dirigía desde un chalet de lujo situado en la localidad de Bormujos, donde sus dirigentes se habían asentado temporalmente. El centro de la actividad se encontraba en Marchena y tenía repartida su infraestructura entre las localidades de Lucena y Écija.

Los trabajadores vivían en el interior de las naves sin salir al exterior, siendo otras personas las que se encargaban de llevarles, además de las materias primas, la comida y la bebida, quedando en todo momento bajo el control de uno de los responsables de la organización.

Para la realización de la fase primaria, la organización utilizaba dos naves situadas en Lucena donde trabajaban tres personas de nacionalidad ucraniana que se encontraban de forma irregular en España. La fase final se realizaba en la nave de Marchena, donde se encontraban tres individuos de nacionalidad bielorrusa y un ucraniano. Los trabajadores vivían hacinados en una sola habitación sin ventanas, y habían sido incomunicados tras la incautación, por parte de los cabecillas de la organización, de sus teléfonos móviles a su llegada a España

Destrucción de pruebas

En la madrugada del día 16 de diciembre, tras las intervenciones llevadas a cabo en Lucena, resultó incendiada una de las naves por varios individuos desconocidos, presumiblemente en un intento de hacer desaparecer el tabaco que se encontraba en su interior. El incendio finalmente quemó parte de la nave y de la mercancía que se encontraba en su interior.

Géneros intervenidos

El montante total de los efectos aprehendidos asciende a 45.500 cajetillas de cigarrillos, 4.200 kilos de picadura y 10.320 kilos de hoja de tabaco y maquinaria para su fabricación, que conformaba una línea completa de despalillado, corte, secado y humidificación del tabaco.

Se han intervenido un camión y una furgoneta, dos automóviles de alta gama, teléfonos móviles, documentación y medios informáticos que serán analizados. La valoración total del género aprehendido supera el millón y medio de euros. 

Todas las actuaciones, junto con los detenidos y la mercancía intervenida han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Marchena. No se descartan nuevas detenciones.