18
Mié, Sep

Recepción en el ayuntamiento

“Tipografía”

“El agua hay que guardarla, no se tira”, esta es la respuesta de una niña saharaui de apenas nueve o diez años de edad después de beber un poco de agua tras su llegada a Écija a finales del mes de julio. Esta respuesta hace visible por primera vez para su familia de acogida, la situación en la que viven niños en campos de los campos de refugiados.

Publicidad

Esta pequeña forma parte del grupo de cinco niños de entre 9 y 12 años que este año han llegado hasta Écija dentro del programa “Vacaciones en paz”, una iniciativa que se viene desarrollando en la localidad astigitana desde hace 23 años y que consiste en acogerlos en hogares de la localidad durante aproximadamente dos meses, donde conviven y pasan a formar parte de la familia.

“Esto si es de vedad una cuestión de solidaridad y ayuda concreta”, apuntaba José Antonio Rodríguez en calidad de alcalde accidental de Écija durante la recepción oficial de estos niños y sus familias que se ha llevado a cabo en el ayuntamiento este jueves.

Para las familias esta experiencia es “entrar aire fresco en tu casa”, señalaba Pepe Herrera, uno de los coordinadores en Écija y apostillaba una de las madres acogedoras. Para los niños es una posibilidad única de salir durante un tiempo de la difícil situación en la que viven en un campo de refugiados cerca de Tindouf, y convivir con otros niños y sus familias durante dos meses “son unas unas vacaciones distintas aunque no cambiamos nuestros ritmo. Es una experiencia muy positiva”, reconocía Raquel Alhama, una de las madres de acogida.

Por su parte Amador, a quien la pequeña saharaui que ha convivido con su familia durante los dos últimos meses le indicaba que no debía de tirar el agua sobrante de un vaso porque hay que guardarla, ha vivido esta experiencia por primera vez y no duda en reconocer que no será la última porque la experiencia ha sido muy positiva, por lo que anima a otras familias a que participen en el programa, para el cual no es necesario cumplir un requisitos especiales.

El programa “Vacaciones en paz” tiene, en palabras de Pepe Herrera “una doble vertiente: la solidaria, que es tangible, estas apadrinando a un niño y lo estas apadrinando en tu casa, no te mandan una foto, te mandan un niño, y por otro lado la vertiente política sobre la situación del pueblo saharaui”.

Junto con “Vacaciones en paz”, en Écija también se lleva a cabo a comienzos de año el programa “Caravana por la paz”, que consiste en una recogida de alimentos que se lleva hasta estos campamentos de refugiados. De ambas iniciativas ya se han llevado a cabo en la localidad astigitana más de una veintena de ediciones.

Publicidad
Publicidad
Publicidad