18
Mié, Sep

Foto: Guardia Civil

“Tipografía”

Hasta 44 kilogramos de coquinas contaminadas con biotoxinas se habrían comercializado en distintas localidades de las provincias de Sevilla y Cádiz, según el resultado obtenido de una investigación de la Guardia Civil. Entre las localidades sevillanas donde se tiene constancia que estas coquinas han sido comercializadas está Écija. La operación de la benemérita lleva por nombre “Madonax” y en ella se está investigando a un total de 26 personas por delitos contra la Salud Pública.

Publicidad

Con motivo de las distintas actuaciones que desarrolla el SEPRONA de la Guardia Civil de Sevilla, en colaboración directa con los Inspectores de Pesca de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía AGAPA, para el cumplimiento de la normativa sobre calidad alimentaria, enfocadas a evitar la comercialización de productos procedentes de la pesca  que no cuenten con las medidas higiénico-sanitarias legales, se ha detectado la comercialización de 44 kilogramos de coquinas contaminadas con biotoxinas, entre las localidades de Écija, Carmona, La Algaba, Utrera, Cantillana, Bormujos, Coria del Río y San José de la Rinconada en la provincia de Sevilla y en las localidades de Villamartín y Ubrique, situadas en la provincia de Cádiz. 

Las investigaciones partieron de una inspección llevada a cabo en una pescadería de la plaza de abastos de la localidad sevillana de Coria del Río, por informaciones que se recibieron de posibles capturas que se podrían estar llevando a cabo por mariscadores autorizados en zonas de producción de moluscos bivalvos cerradas opróximas a cerrar por razones sanitarias.

Ante la gravedad del asunto, y tras tomar las muestras pertinentes, se analizaron los bivalvos y arrojaron como resultado la presencia de biotoxinas en cantidad muy superior de los niveles permitidos.

Tras las investigaciones realizadas, y siempre dentro de las actuaciones encaminadas a la salvaguarda de la salud pública, se constata que los mariscadores que realizaron la captura en la zonas cerradas por razones sanitarias, el responsable del Centro de Expedición y Depuración que las recepciona, el mayorista que las recibe y expende a los minoristas, y por último, los pescaderos como último eslabón en la cadena de distribución al consumidor final, habrían participado en mayor o menor medida como presuntos autores  en la comisión de un supuesto delito contra la Salud Pública, consistente en la captura y ulterior comercialización de coquinas –Donax trunculus- con alto contenido en toxinas.

Las biotoxinas puedenencontrarse sobre todo en moluscos bivalvos, que se alimentan por filtración (coquinas, vieiras, mejillones, almejas), aunque también en peces y en crustáceos, y produce la llamada “intoxicación amnésica”, actuando sobre el sistema nervioso central y produciendo daños que pueden ser severos y permanentes.

Publicidad
Publicidad
Publicidad