“Tipografía”

El partido popular de Sevilla ha informado de la apertura de un expediente de expulsión, para los cuatro concejales que la formación obtuvo el los comicios del pasado 27 de Mayo en Écija, por “no respetar” las directrices de la dirección del partido, que pasaban por pactar con el partido andalucista y el independiente PSEI para de este modo formar gobierno con el PA. Desde la directiva provincial se asegura que la tramitación de estos expedientes esta en marcha y que van a seguir trabajando para que el pacto post-electoral se cumpla y de este modo alcanzar el gobierno municipal de Écija. 

Por su parte, el cabeza de lista de los populares, Ricardo Gil-Toresano justifico su actuación de no prestar el apoyo a los andalucistas por considerar que era el deseo de la mayoría de sus afiliados y al mismo tiempo destacaba que el hecho de haber esperado hasta el ultimo minuto para tomar una decisión, le ha servido para darse cuenta de cómo ha florecido el nerviosismo en algunas formaciones políticas al ver peligrar sus intereses particulares, algo que asegura le a servido para aprender mucho de la política local, la cual considera que aun continua rodeada de “algunos fanáticos” que hacen de la política, su guerra particular y esto se refleja en las presiones que el líder de los populares en Écija ha recibido en los días previos al pleno de investidura, sufriendo actos vandálicos en su vivienda con pintadas con la lectura “aquí vive un tránsfuga”, o en forma de pancartas e insultos a las puertas del consistorio tras el pleno de constitución del nuevo equipo de gobierno, estas actuaciones, dijo “han servido para afianzar su postura final de no llegar a acuerdos con otras formaciones políticas”.

Gil-Toresano, junto con José Herrera Méndez, Silvia Heredia Martín y Carlos José Onetti Onetti, se enfrentan ahora, a un expediente de expulsión del partido, por no cumplir con las directrices de la dirección del PP.