Un ser humano no puede aguantar todo el marrón que estamos soportando, todo lo malo que estamos viviendo. Poco a poco, estamos cayendo en la Depresión Colectiva por culpa de la ineptitud y la ambición de los poderosos y la ilimitada estupidez de los ególatras que, por su posición, deberían servirnos de ejemplo. Rendido a esta evidencia escribí mis últimos artículos, pero esta semana me he propuesto vencer la inercia y romper la dinámica de los mediocres, para levantar la cabeza y sentirme orgulloso de algo de los que nos pasa.

Hace un par de días me preguntó un amigo si me había tomado un año sabático. “No –le dije-. Me he tomado sólo un mes”; pero es que en este mes han pasado tantas cosas, que no era cuestión de lanzarse a escribir artículos a lo loco. Asuntos de tal calado, que todos ellos exigían una lectura detenida, un análisis sosegado y una interpretación lo más objetiva posible.

Ayer fue un día de vergüenzas y sinvergüenzas. Ayer se constituyó el nuevo Parlamento de Andalucía.

 Parece mentira lo que son las casualidades. Treinta y seis años de PSOE en la Junta de Andalucía: los mismos que estuvo el Dictador, Francisco Franco, en el Gobierno de España. Treinta seis años de abuso y tiranía, de cacicadas y dispendios, de corrupción y opacidades. Los dos…

Publicidad
Publicidad