Rafael Rodríguez: La estación de tren de mi ciudadLa que tiene echadas cuentas de los billetes de ida que se vendieron en su ventanilla, y que actualmente alberga otros inquilinos, desvencijada, aún se mantiene en pié como exigiendo al tiempo, el saldo deudor en números de todos aquellos que no sacaron billete de vuelta. ¡Menudo saldo negativo! ¿Cuántos se fueron y no volvieron? Cientos verdad.

Rafael Rodríguez: Orgullo ecijanoSer andaluz: un titulo, ser ecijano: un orgullo, tenemos que sentirnos orgullosos de nuestro gentilicio de ecijanos o astigistanos, parece que nos avergüenza haber nacido en esta ciudad.

Pocas ciudades de España pueden comentar que son bimilenarias, trimilenarias (dos mil años se cumplió el año pasado de la muerte de Cesar Augusto, fundador de Astigis), somos cuna de civilizaciones, tenemos una historia irrepetible y un patrimonio envidiable..¿ que nos falta, que queremos?..., solo una cosa, y ademas sencilla, creer en nosotros mismos, no tener y caer en un tedio crónico. Levantemos la cabeza, alcemos la voz, saquemos el orgullo y digamos con fuerza SOMOS ECIJANOS.

Rafael Rodríguez: Un ciudadano dolidoEs verdaderamente frustrante y doloroso seguir viendo y oyendo a “personas” con chismorreos , mentiras y criticas que no van a ningún sitio contra ciudadanos que trabajan para la ciudad en que viven, a estas “personas”, les digo que se comporten honrada y honestamente con ECIJA , menos criticas y mas trabajar para ella, y si no lo hacen al menos que dejen trabajar a personas que si quieren hacerlo sin recompensa, solo con su trabajo e ilusiones. ¿Porque creen estas “personas” que tales acciones sirven o cambian algo en esta maravillosa CIUDAD?

Publicidad
Publicidad