Que no, que no, que no…que no me entero. ¿O sí? El  paso de los años está mermando mis facultades. Me lo decía mí vecina hace unos días.

-¡Hay que ver cómo pasa el tiempo! ¿Has visto el parte? 50 años ya desde que abriera el Instituto del Cerro. ¡Me hago mayor! -repetía en un suspiro que se llevaba el aire.

Yo en mí conciencia inconsciente la miraba de reojo para que se diera cuenta de que estaba intentando leer, pero la buena mujer insistía.

Publicidad
Publicidad