“Tipografía”

En una calurosa tarde de lunes 27 de junio dos amigos se cruzaron por Colón. Todo comienza así:

-       Hola Manuel, ¡qué calor hace en este pueblo!

-       ¡Ey, qué pasa artista! Mucho calor, deseando irme a la playa con mi familia.

-       Vaya tela ayer con las elecciones, otros cuatro años con el “barba” y mira que ha recortado en sanidad, educación, subió el IVA, tasas judiciales, tasas universitarias…

-       No te olvides del trabajo, una reforma laboral que lo único que ha hecho es llevar a miles de jóvenes al extranjero.

 

-       Sí, ¿y la corrupción? Madre mía, días antes con el escándalo del Ministro de Interior, la Púnica, Gürtel, Bárcenas… y aquí no dimite nadie.

-       Y ahora todo el mundo dice que no ha votado al PP pero ahí están, con catorce escaños más que en diciembre.

-       El problema, amigo Josele, ha sido el “coleta”, la gente tenía miedo de tener en el Gobierno a Podemos y han utilizado el voto útil con la derecha. Si hubieran votado al PSOE podían haber pactado con los Echenique, Errejón y compañía. En relación a Ciudadanos no han tenido tantos votos porque muchos de los votantes del PP, que en diciembre les dieron el apoyo, están defraudado por el pacto con el PSOE.

-       Amigo, la vida está fatal. También ha podido influir el “Brexit” del Reino Unido. Iglesias haría lo mismo, dando la independencia a Cataluña y al País Vasco. ¿Renta Básica? ¡pero si ya casi no hay para los jubilados!

-       Pues sí, le ha salido mal la jugada de unirse con IU.

-       O no, a lo mejor gracias a eso han tenido esos votos y no han caído empicao.

-       No sé, espero que no hayan otras elecciones porque esto es un cachondeo. El “coleta” podría haber llegado a un acuerdo con el “guaperas” en diciembre pero se aferraba al referéndum catalán para forzar otras elecciones y unirse así con IU consiguiendo más votos, más escaños, y fíjate, le han salido el tiro por la culata.

-       Manuel, este mundo es muy complicado y seguiremos votando a los mismos y seguiremos quejándonos.

-       Yo lo tengo claro, en mi casa no me voy a quedar. Cada vez que hayan elecciones iré a votar y ejerceré mi derecho. Si todos los españoles hubiéramos votado estoy seguro que la derecha no gana, después de estos cuatro años…

-       Bueno, ya es tarde. Han ganado y hay que respetarlo. Lo más lógico es que gobiernen.

-       Esperemos que mejoremos estos cuatro años porque peor no podemos estar.

-       Oye te tengo que dejar, ya nos veremos que por mucho que hablemos no vamos a arreglar el mundo.

-       El mundo no lo arregla ni quienes lo tienen que arreglar. A ver estos cuatro años como se presentan. Un abrazo para tu familia. 

Esta conversación es la más habitual y la más escuchada por cada rincón de España en esta semana, personas que se quejan de la derecha pero la mayoría o han votado al PP o no han ido a votar. Cuando el pueblo habla y un partido ha ganado las elecciones, con catorce escaños más que en diciembre, es por algo y hay que respetarlo, por mucho que no nos guste.

Hoy en día estamos acostumbrados a la corrupción, independientemente del color político y los ciudadanos prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer. El miedo a la cara más amarga de Pablo Iglesias (el de Podemos) y al Régimen Venezolano, que supuestamente podrían llevar a cabo, ha sido un reflejo en las urnas.

Hay que decir una cosa con claridad, ejercer el voto en las elecciones es un derecho pero también una obligación para recuperar el pulso de nuestra sociedad pero muchas personas prefieren criticar los resultados sin haber madurado su intención de voto o directamente no han querido participar en la fiesta de la democracia.

Espero que España mejore en estos cuatro años, que fructifiquen los mejores proyectos en beneficio de los ciudadanos y que la oposición fiscalice correctamente al Gobierno, aunque como la fábula del escorpión y la rana el PP tiene una condición difícil de cambiar, su naturaleza es la que todos sabemos. 

Dudo que con esta derecha rancia, vieja y corrupta mejore nuestro país pero…

… tenemos lo que nos merecemos

 Alejandro Álvarez Rivero

Publicidad
Publicidad