Francisco Fernández-Pro: Letras breves...Mi Dios diferido.-Dios no se me reveló directamente, sino que me llegó diferido. Fue justo cuando mi entendimiento tuvo conciencia, no sólo de lo que quería para mí, sino de lo que tenía que querer y hacer por los otros. Fueron mis padres –Antonio y Toti- los que estuvieron allí para mostrármelo, sin yo apercibirme siquiera de la suerte que tenía con tales testigos. Ellos no me hablaron de carretilla -y, por tanto, obviaron un montón de cosas que siempre se dijeron de Dios-; hicieron mucho más: me lo mostraron desde la inevitable dimensión de sus cicatrices y la firmeza inmensa de la Fe, la Paciencia y la Esperanza con la que vivieron su Calvario.

Leer más...

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Un brindis por MarcelinoQuerido Hermano Marcelino:

Mi primer brindis del año ha sido por ti. Justo cuando se cumplía el primer aniversario de tu huída. Te confieso que hoy no me cuestan tanto estas líneas como la primera vez que te escribí tras tu ocurrencia. Entonces, todos me pidieron que escribiera unas palabras en tu memoria (hasta nuestro amigo Don Fernando, el cura); yo me negué, porque no me salía nada. A los pocos días, se me ocurrió hacer lo que siempre hacíamos cuando nos sentábamos frente a frente y hablábamos los dos: abrir el corazón de par en par y dejar que fluyera la Palabra entre nosotros.

Leer más...

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Empotrados en la sinrazón.-Cristóbal Colón era tachado de loco; y todo, porque pensaba que la Tierra no era plana, ya que el sentido común (que aún no conocía la Ley de la Gravedad) indicaba que, de ser redonda, los que vivieran en la zona baja estarían siempre cayéndose al vacío. Ejemplos como este me enseñaron que el llamado “sentido común” (el que comparte la mayoría de la gente), muchas veces no es el sentido más acertado, ya que es un sentido que sólo se alimenta de lo poco que conocemos (omitiendo, sin embargo, lo mucho que ignoramos).

Leer más...

.-Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Deseo de NavidadComo, llegadas estas fechas, todos los años reinventamos el Amor o pensamos que el Amor nace o nos acordamos un poco más de lo que el Amor nos trae o nos debería obligar para con los demás (aunque el Amor, en verdad, nunca nos obliga), no dejo de pensar –todos los años- en las mismas cosas, ni dejo de sentir el impulso de expresar idénticos deseos; a fin de cuentas, yo sigo siendo el mismo y mi concepto del Amor y de la Amistad, de la Solidaridad, de la coherencia y de la Justicia, son los mismos conceptos que mantengo y por los que escribo mis palabras. Por eso, permítanme un año más, como el año pasado y, como el año que vendrá –si es que viene para mí…- aprovechar este espacio de hoy, para desearles este montón de cosas:

Leer más...
Publicidad
Publicidad