Los más «tulliditos» recordamos con especial cariño el experimento que en el año 86 perpetraron Jim Henson y Terry Jones sobre una chica (una aniñadamente bella Jennifer Connelly) que tenía que adentrarse en un impresionante laberinto lleno de criaturas mágicas en busca de su hermanastro pequeño, raptado por Jareth, el rey de los goblins (interpretado por el camaleónico David Bowie).

Publicidad
Publicidad