23.9 C
Écija
23.9 C
Écija
sábado ,13 abril, 2024

El marido de Petra reconoce en el juicio: “cogí un hacha de cortar la comida y le di”

Este lunes se ha iniciado en la Audiencia Provincial de Sevilla el juicio con jurado popular contra Antonio L.G. para quien la Fiscalía solicita 18 años de cárcel por matar a su esposa el día 18 de marzo de 2013 en la vivienda que ambos compartían junto a sus tres hijos en la Écija.

En su primera declaración el acusado se ha declarado “culpable” y ha reconocido abiertamente “cogí un hacha de cortar la comida y le di” al detallar los hechos que ocurrieron a primera hora de la mañana del 18 de marzo, un momento que ha destacado que «no recuerda muy bien las cosas» porque había tomado «muchos psicotrópicos».

Según ha precisado, el día de los se despertó sobre las 7,30 horas y mantuvo una discusión «fuerte» y «a gritos» en el comedor con su esposa, Petra M.M., a la que «recriminó» que le era «infiel». «Me hacía daño, era mi mujer y yo había comprobado» dicha infidelidad, ha añadido.

«No recuerdo todo, estaba demasiado ‘endopao’ de pastillas», ha explicado el procesado, que ha asegurado que media hora antes de la discusión se tomó «seis o siete» pastillas, concretamente ‘tranquimazín’ de dos milígramos que ingería para «quitarse de las drogas», agregando que en el marco de la disputa su mujer le preparó una tila «con demasiadas pastillas». «Le dije que no me las tomaba» porque «me iba a volver loco», ha dicho.

“Creía que me envenenaba”

El imputado, que ha afirmado que «creía» que su esposa «le envenenaba», ha puesto de manifiesto que, en el marco de esa discusión, cogió un hacha «pequeña» que utilizaban para cortar la carne y golpeó con ella a la víctima. «Fue un arrebato, la quería más que a nada en el mundo», ha aseverado, agregando que desconoce si, en el momento de la agresión, la víctima se encontraba de espaldas o de frente y si intentó defenderse.

Una vez cometido el crimen, el acusado ha narrado que cogió el bolso de su mujer y salió de la vivienda para dirigirse al banco, trayecto en el que la Policía Nacional le «cogió».

«Por lo que dice la Policía, escondí el hacha en una alcantarilla, aunque no lo recuerdo porque yo estaba traumatizado», ha relatado el acusado, que ha negado lo asegurado en su declaración judicial, cuando afirmó que, tras matar a su mujer, escondió el hacha y se dirigió a casa de su hermano, a quien le confesó el crimen.

Jurado popular

La declaración del acusado se ha producido después de que la Audiencia Provincial de Sevilla haya acogido la constitución del jurado popular encargado de enjuiciar los hechos y la presentación de las alegaciones previas por parte de la Fiscalía, las acusaciones que ejercen los tres hijos de la víctima, el Ayuntamiento de Écija y el Estado, y la defensa del imputado, que ha pedido su libre absolución.

Intentan agredir al acusado

Al finalizar su declaración, y cuando era conducido por los agentes de la Policía Nacional a los calabozos, el acusado ha sido increpado por varios familiares de la víctima, que le han intentado agredir mientras le decían «asesino, mentiroso, te voy a quemar vivo», algo que ya ocurrió en los juzgados de Écija en mayo de 2014 -momento de la imagen-.

En la jornada de este martes, comenzarán las declaraciones de los testigos, entre ellos los vecinos de la víctima y familiares tanto de la mujer como del procesado.

El fiscal considera que los hechos tuvieron lugar el 18 de marzo de 2013, cuando la víctima, que trabajaba como asistenta doméstica cuidando a personas ancianas, y dos de sus hijos se despertaron sobre las 6,00 horas para desplazarse a sus respectivos trabajos, mientras el otro hijo y el acusado continuaban descansando en sus habitaciones.

Sobre las 6,30 horas, y cuando la víctima no se había marchado todavía del inmueble, el imputado se despertó y «sin discusión previa» empezó a increpar a su esposa por unas supuestas infidelidades, una obsesión que «era en el acusado recurrente y que motivaba continuas discusiones y enfrentamientos en la pareja».

Heridas “vitales”

«Tratando de eludir la pelea», Petra se dirigió a la cocina con intención de terminar de recoger y abandonar la vivienda, pero entonces el acusado la siguió «mientras continuaba con los reproches», según el escrito de acusación.

De este modo, «resuelto a acabar con la vida de Petra y pretendiendo asegurar dicho fin impidiendo cualquier tipo de defensa, el acusado tomó el hacha de la cocina» y le asestó «innumerables» golpes en cara, cabeza y cuero cabelludo, ocasionándole la muerte.

- Publicidad -

Según señala el fiscal, la víctima sufrió una docena de heridas inciso contusas, todas las cuales «tienen la suficiente gravedad para producir la muerte en tanto que se localizan en cráneo y cuello, siendo en sí mismas vitales», produciéndose la muerte por shock hipovolémico por hemorragia masiva.

Denuncia previa

En el momento de los hechos, el acusado presentaba una ideación delirante celotípica, con intacta capacidad volitiva y limitada levemente la capacidad de obrar.

La víctima ya denunció en el año 2007 ante la Policía al ahora detenido por insultos, amenazas y maltrato psicológico, aunque la denuncia fue archivada después de que ella misma la retirara.

El detenido cuenta con 30 antecedentes policiales, en su mayoría por delitos de robo con fuerza, aunque en una ocasión también fue detenido por un delito de prostitución después de que ofreciera a una joven 50 euros a cambio de sexo, lo que ésta denunció inmediatamente.

Esta y el resto de noticias te pueden llegar a tu WhatsApp cuando la publiquemos, síguenos en nuestro nuevo Canal de WhatsApp de Écjaweb desde este enlace

- Relacionados -

Relacionado

Síguenos en WhatsApp

WhatsApp Écijaweb

Recibe las noticias Écijaweb en tu WhatsApp

Últimos 7 días