18.9 C
Écija
18.9 C
Écija
domingo ,19 mayo, 2024

El IGN registra un terremoto de 2.2 con epicentro en Écija

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) a través de su Servicio de Información Sísmica, ha registrado este martes el epicentro de un terremoto con una magnitud de 2.2 en el término municipal de Écija.

El movimiento sísmico se ha producido a las 06.54 horas, y se ha registrado a una profundidad de 11 kilómetros, lo que ha supuesto que el terremoto no haya sido perceptible.

Histórico

Según los datos que conserva el IGN, a lo largo de la historia, han sido tres los grandes terremotos que se han dejado notar en Écija, en 1680, con epicentro en Málaga; en 1755 y 1761, ambos con epicentro en el Cabo de San Vicente.

El de mayor intensidad de los tres fue el del 1 de noviembre de 1755, el conocido como “Terremoto de Lisboa”, el cual dejó en la ciudad importantes daños en el patrimonio, y se cobró la vida de un niño que pereció sepultado.

Según recoge una monografía de José Manuel Martínez Solares, editada por el Ministerio de Fomento con el nombre “Los efectos en España del terremoto de Lisboa”, el valor de los daños ascendió en Écija a 1.120.578 reales.

Este mismo libro recoge un documento de archivo sobre los hechos ocurridos aquel día

“Amaneció el día claro, y al salir el sol sobrevino una niebla que se desvaneció a las 9 con un viento de sudueste. A las 10 y algo mas comenzó el primer movimiento del temblor con lentitud y ruido sordo como de coche a lo lejos, duró así dos minutos, y se moderó por uno: prosiguió luego cinco con ímpetu grande, y volvió a hacer una corta disminución, y continuó después la misma violencia por otros 5 ó 6 componiendo en todos poco menos de un cuarto de hora. Su dirección según las Lámparas de las Iglesias fue de sudoste a nordoste. Los Pozos, Aljibes y Pilas derramaron sus aguas, y las de Genil se dividieron de suerte que se descubrió su fondo.

Los Capiteles de cuatro torres cayeron con notable ruina de los edificios inmediatos. Otras se quebrantaron también, igualmente que los templos. Las Fuentes y Cañerías públicas necesitarán crecidos caudales para su compostura, en cuyo caso se ven las Casas se ven las Casas [sic] Capitulares, el Posito y la Cárcel. El muro que cerca la mayor parte de la Ciudad o amenaza ruina y mucho daño a las Casas contiguas. De estas las mas fuertes sufrieron mas, y fue rara la que se escapó del general destrozo; que según el computo y reconocimiento de los Alarifes importa 1.029.410 reales, sin incluir el que padecieron las Caserias y Molinos que como pasan de mil no se ha podido evaluar aun: bien que se cree mayor su importe.

Tampoco se cuenta el daño del Puente sobre Genil, tránsito forzoso para Sevilla que es de inminente riesgo, ni el del Puente de Jileta sobre el Salado, que dista media legua de la Ciudad, y es también preciso paso para Granada.

No pereció mas que un Muchacho de corta edad y el día 8 a las 9 y media de la mañana, el 15 a las 2 de la tarde, y el 17 a las 2 de la mañana repitió el temblor aunque brevemente».

El escritor ecijano Ramón Freire también recogió en su libro “Écija, lo que no conocimos… lo que perdimos…” la crónica del suceso que firma el sacerdote Dr. Lora, relatada en el libro de bautismo de la Parroquia de Santiago, en el tomo 51.

“En el día primero de Noviembre de 1755, día en que se celebra por la católica universal iglesia la festividad de todos los Santos, entre las nueve y diez de la mañana, hubo en esta Ciudad de Ecija un tan horrible y espantoso terremoto, que, según varias opiniones, desde su principio (que comenzó precedido de un espantoso ruido) hasta su entera conclusión, duró diez minutos; causó mucho daño y si hubiera durado tres ó cuatro minutos más, hubiera enteramente arruinado todo este pueblo, como lo hizo por donde pasó, pues según cartas y noticias, se sintió en la mayor parte de toda España y Portugal, Africa, muchas provincias de Italia y de Inglaterra; pues aunque dice el Angélico Doctor que el terremoto nunca es general en todo el orbe, como sucedió en el que hubo en la muerte de Nuestro Señor y Dueño, no obstante, fue tan fuerte y general, que parece quería arruinar a todo el mundo. En Ecija maltrató la iglesia del Carmen y su torre la cuarteó; la iglesia de los Remedios del mismo modo y el techo del coro alto se hundió, rompió la bóveda y el entresuelo y arruinó ambos coros, alto y bajo; la iglesia de las Mercedarias Descalzas la cuarteó mucho y los dos cogollos de sus dos torres cayendo al suelo, arruinando el uno el coro alto y el otro la galería y un ángulo alto de dicho convento; el cogollo de la torre de la Compañía de Jesús padeció igual estrago; el de la torre de Santa María quedó mantenido sólo en dos pilares y lo demás vino al suelo; la iglesia y convento de la Victoria sufrió gran daño y su Capilla Mayor y media naranja se derrotó; la de la Merced Calzada padeció de igual modo; la torre de Santa cruz se abrió como una granada y su campana mayor estuvo tocando por sí sola todo el tiempo que duró el terremoto. Todos los edificios y casas de este pueblo padecieron mucho; pero lo particular que hubo fue el no haber habido desgracia alguna más que la de un muchacho de siete años que en la de las Monjas Blancas, pereció entre las ruinas de una casa.”

Esta y el resto de noticias te pueden llegar a tu WhatsApp cuando la publiquemos, síguenos en nuestro nuevo Canal de WhatsApp de Écjaweb desde este enlace

- Relacionados -

Relacionado

Síguenos en WhatsApp

WhatsApp Écijaweb

Recibe las noticias Écijaweb en tu WhatsApp

Últimos 7 días