17.9 C
Écija
17.9 C
Écija
jueves ,18 abril, 2024

Confirmada y ampliada la condena a los responsables de COEGA

La Audiencia de Sevilla ha confirmado y ampliado la condena a dos empleados de una cooperativa lechera de Écija (Sevilla) por delitos de lesiones y contra la salud pública por un brote de adenitis tuberculosa entre los consumidores, consecuencia de un mal funcionamiento de la máquina esterilizadora. 

La sentencia de la Sección Séptima, a la que ha tenido acceso Efe, confirma la condena a E.C.M., presidente de la cooperativa COEGA, a un año y tres meses de cárcel e impone la misma pena al trabajador M.G.R., responsable de que la leche ya pasteurizada se mezclase con la cruda, que en la primera sentencia había sido sancionado con solo seis meses de prisión. 

La Audiencia confirma las indemnizaciones totales de 208.139 euros que recibirán 19 consumidores que contrajeron la enfermedad, tras corregir el «error material» en que incurrió el juzgado penal 11 al condenar por delitos de lesiones a 23 personas pero indemnizar solo a 19, ya que según la Audiencia «la indemnización por lesiones y secuelas solo puede derivar de un delito de lesiones». 

Los hechos ocurrieron a partir del 1 de agosto de 1994, cuando un control rutinario detectó la presencia de fosfatasa en la leche, posible indicación de un mal funcionamiento de la máquina depuradora, pero pese a ello las bolsas con el producto fueron distribuidas a los consumidores. 

Como consecuencia de la contaminación, unas 90 personas de Écija y su comarca desarrollaron la enfermedad conocida como adenitis tuberculosa, pero sólo 23 llegaron al juicio, en el que reclamaron cuatro años de cárcel para los dos procesados. 

La condena por delitos contra la salud pública, en concurso con 19 delitos de lesiones, recoge la atenuante de dilaciones indebidas en la administración de justicia por los 18 años que el caso ha tardado en tener sentencia definitiva, después de la primera sentencia dictada por el juzgado penal 11 en enero de 2006. 

La Audiencia confirma el pago de distintas indemnizaciones de entre 6.000 y 19.000 euros a los perjudicados, la principal a una mujer que estuvo un año enferma y además le ha quedado como secuela un perjuicio estético, pues un ganglio linfático del cuello le supuró y dejó una cicatriz al ser drenado varias veces. 

Dice la Audiencia que el empleado encargado de envasar la leche «pudo y debió paralizar la puesta en circulación de los productos defectuosos, y la retirada inmediata de los ya repartidos, ya que era más que patente la nocividad de la leche fabricada y distribuida» cuando obtuvo la primera prueba de resultado «dudoso» sobre la presencia de fosfatasa. 

Este empleado, por tanto, tenia «pleno dominio del hecho, y con su intervención propició la salida de la leche de la factoría para su venta, a sabiendas de su nocividad para la salud». 

En cuanto al presidente de la cooperativa, que alegó encontrarse fuera de Écija de vacaciones, la sentencia recuerda que le comunicaron lo sucedido por teléfono y pese a ello «la leche siguió sin retirarse del mercado», por lo que la Audiencia confirma la interpretación del juzgado penal de que «omitió consciente y voluntariamente toda verificación o control que podría haber disminuido o evitado la entidad del daño causado». 

La cooperativa, ya desaparecida, deberá hacer frente al pago de las indemnizaciones junto con su compañía aseguradora.

Esta y el resto de noticias te pueden llegar a tu WhatsApp cuando la publiquemos, síguenos en nuestro nuevo Canal de WhatsApp de Écjaweb desde este enlace

- Relacionados -

Relacionado

Síguenos en WhatsApp

WhatsApp Écijaweb

Recibe las noticias Écijaweb en tu WhatsApp

Últimos 7 días