“Tipografía”

Una pistola del calibre 7,65 con un cartucho en la recamara y preparada para hacer fuego sin necesidad de más manipulación, portaba un hombre de 42 años de edad que responde a las iniciales P.J.M.G. cuando fue detenido la pasada semana por agentes de la Policía Nacional, un día después de participar en una reyerta entre dos familias en Écija.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado 30 de junio, según ha detallado el Cuerpo Nacional de Policía en una nota, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que se había desatado una pelea entre dos familias de la localidad. Por tales hechos, con el objeto de restituir el orden público y evitar posibles conatos de enfrentamientos entre estas familias, se activó durante toda la noche un dispositivo de seguridad ciudadana.

Durante el patrullaje preventivo, los agentes observaron al ahora detenido -miembro de una de las familias implicadas en la pelea- esquivando la presencia policial y como sacaba un arma de fuego del bolsillo de su pantalón y la intentaba esconder entre los vehículos estacionados. Los policías ante la peligrosidad de la situación, le dieron el alto policial y se incautaron del arma corta de fuego del calibre 7.65 mm, que se encontraba preparada para abrir fuego, con una cartucho en la recámara y 6 más en su cargador.

El detenido, que carecía de licencia de armas y que contaba con antecedentes policiales, ya pasó a disposición de la Autoridad Judicial, la cual decretó una orden de alejamiento sobre el barrio en el que fue detenido por ser allí donde reside la otra parte de la familia implicada en la pelea inicial, todo dentro de un operativo llevado a cabo por la Comisaría Local de Écija.