“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Me acababa de sentar cuando un ruido de bolsas y ajetreo, de trae y lleva, oí desde la otra parte de mi escénica vida. Se arrancaba la mañana soleada, atrás habíamos dejado la penumbrosa lluvia y las tardes grises y me acomodaba  para disfrutar de unos livianos rayos de sol que habían obrado el milagro de hacer resucitar a mis macetas, o mejor dicho a las plantas de mis macetas. Admirando desde la lejanía  las rosas rojas, amarillas y blancas de mi ventanal atisbé una sombra que me parecía no ser una nube más bien un nubarrón del contiguo habitáculo.

-¿Qué tal me queda? ¿Cómo me ve?

Y  giré sobre mis talones para verla a Ella a la última. Lo más viral de las redes, otra víctima más de la chaqueta amarilla. Y es que hay que decir que la moda, como no puede ser de otra forma nos marca las tendencias en el vestir. Para quien no se haya enterado ahora nos ha dado por el amarillo y está siendo un fenómeno sin precedentes y eso que lo tachan de gafe. Dicen de este color que viene a ser en la actualidad como lo que ha sido siempre el negro. ¡En fin cosas de la moda! Pues bien lo que está claro es que una vez más una famosa marca española ha creado la fórmula del éxito y vuelve a marcar el ritmo a los estilos. Desde luego también la inmediatez con la que nos batimos por las redes sociales hace que cualquier cosa, ya sea curiosa o no, la convirtamos en un hit veraniego, ¡o no! , y todos hablemos de ello en un bucle viral sin antecedentes.

-Pues la verdad que no la veo con la famosa chaqueta. Dije remoloneando por aquella prenda que me había sido escurridiza.

-¿De veras?

-Pero vamos le queda, querida del quinto, genial junto a su entorno verde. Insistí para ver su reacción.

-No pareceré un girasol, un plátano, un submarino  o que se yo…

-No, mujer es moda…Señalé tarareando la canción ” yellow submarine, yellow submarine 
we all live in a yellow submarine yellow submarine, yellow submarine

-Hala pruébesela.

Se me iluminaron los ojos, la famosa chaqueta amarilla en mis manos.

-Le queda maravillosamente bien. Dijo en un segundo. Se la regalo, por su santo por su cumpleaños o simplemente porque sí. Le queda mejor que a mí, ¿verdad?

-Claro, claro…dije sin pensar. No me importa parecer nada de lo que ha dicho antes, a mí el amarillo, amarillo que te pillo me encanta.

Entonces, ensimismada, solo pude acertar a dar las  gracias. Hay que ver cómo son las modas y lo difícil que resulta a veces encontrar lo más puesto, vendido, fabricado o diseñado. ¡Uf! cómo es el consumismo…

-Y el rostro pálido, querida, y el rostro pálido. Dijo sonriendo.

Me marcho y lo hago con una chaqueta de más, que ya no cabe en el armario, pero como está a la moda, lo suyo es lo suyo. Creo que mi vecina ha sido más que generosa y por agradecida, hoy me ha tocado sacar la vianda y el verdejo.

De un saltó escaló aquella pequeña tapia que nos separaba para apropiarse de la tumbona y canturrear aquel populoso estribillo…:

Tengo un tractor amarillo, 
que es lo que se lleva ahora. 
Tengo un tractor amarillo, 
porque es la última moda
”.

Hasta la próxima.

Besos Queridos.

                                                                                      María del Valle Pardal-Castilla