“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Inmerso en esta Cuaresma que, para mí, está resultando tan atípica, anoche soñé un artículo que me despertó y comenzó a bullir entre mis neuronas, sin dejarme dormir. Un artículo extraño, como una aparición; como si el subconsciente me quisiera dictar lo que ya estaba escrito. Comprendí que debía obedecer al impulso y transcribirlo. Por eso, lo firmé con otro nombre. 

Publicidad

CUMPLIENDO LA LEY

“¡Ay, de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que habéis convertido mi Casa en Cueva de ladrones! Mi Templo es Casa de oración y no se puede servir a Dios y al dinero. Dad, pues al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que tanta importancia le dais al oro del Templo! ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más, el oro del Templo o el Templo que santifica al oro?

“¡Ay, de vosotros, hipócritas, que exigís el diezmo, y dejáis la justicia, la misericordia y la fe! ¡Guías ciegos, sepulcros blanqueados, llenos por dentro de inmundicias, que escandalizáis a los más pequeños y los hacéis hijos del mal, porque fían del fruto de los hombres y vosotros, responsables de la Ley ante los ojos de Dios, coláis el mosquito y os tragáis el camello!

“¡Ay, de vosotros que os gusta que os vean y ocupáis los primeros puestos en el Templo, amáis los primeros asientos en las cenas y en las plazas, las reverencias en las calles y que os llamen buenos, sabios y santos, siendo sólo Dios, bueno, sabio y santo!

“¡Ay de vosotros que exigís el ayuno y descuidáis la Caridad! ¿No sabéis que lo que contamina al hombre no es lo que entra por su boca, sino lo que sale de su corazón?

“¡Ay de vosotros que exigís la santificación de los días y descuidáis Hombre! ¿No sabéis que el día se hizo para el Hombre y no el Hombre para el día?

“¡Ay, de vosotros, que anteponéis las rentas de la prudencia a los frutos del Amor! ¿No veis que los pájaros del cielo, no siembran, ni cosechan, ni guardan y Dios los alimenta? ¿No veis que los lirios del campo no hilan ni tejen, pero ni Salomón se vistió como uno de ellos? Vivid hoy la Caridad y todo vendrá por añadidura.

“¡Ay, de vosotros, que veis la paja en el ojo ajeno y no advertís la viga en el vuestro! ¿Es que no sabéis que el que escandalice a uno de los más pequeños con su ejemplo, será apartado de Dios? ¡Ay de los que, teniendo las llaves del Cielo, ni entran ni dejan entrar a los que están entrando!

“Por tanto, sabed que os mandaré a hijos míos (hermanos vuestros) que darán frutos; pero vosotros no los reconoceréis y, por eso, a unos los crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestros templos y a otros los perseguiréis; y, mientras vosotros, seréis como el árbol seco que no da fruto y es arrojado la hoguera, ellos -que vivirán la misericordia, y padecerán persecución por causa del Amor-, serán bienaventurados por siempre y alcanzarán la misericordia, verán a Dios y habitarán el Reino de los Cielos.”

Jesús de Nazaret

Al finalizar, aunque consciente del plagio que había cometido con mis letras -y que habían respondido al dictado exclusivo de un extraño sueño-, me quedé dormido, reconfortado con la conciencia y en la certeza más absoluta de que, cada cual, tendrá que responder de la suya.

Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad