Torre de Santo Domingo

“Tipografía”

La situación de dejadez que vienen sufriendo durante décadas algunas de las torres de la ciudad, ha llevado a la asociación Amigos de Écija a poner de nuevo el punto de mira en ellas para evitar que se sigan deteriorando.

Publicidad

En concreto la asociación se fija en Las Gemelas y la torre de Santo Domingo. En ambos casos el estado es preocupantes por el deterioro de la construcción y peligroso porque no son infrecuentes los desprendimientos, de hecho, tanto Las Gemelas como la torre de Santo Domingo presentan desde hace años –dos décadas en este último caso- una malla protectora para evitar la caída de cascotes a la vía pública.

Amigos de Écija recuerda que en 1990 se firmó un protocolo entre el Ayuntamiento de Écija y la Junta de Andalucía, para la restauración y rehabilitación de torres y espadañas, así como su iluminación. Casi treinta años después, algunas de las torres por las que es conocida la ciudad continúan sin ser restauradas y en peor estado.

Ya por entonces se destacaba la necesidad de rehabilitar el conjunto de torres y espadañas “Con el transcurso del tiempo, tanto torres como espadañas, han venido sufriendo un deterioro cierto, llegando, en algunos casos, a amenazar ruina. Por ello, la Consejería de Cultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Écija, conscientes de la importancia que supone la conservación de estos monumentos arquitectónicos, acuerdan, mediante el presente protocolo cooperar entre sí para la realización de un programa de restauración y rehabilitación de las torres y espadañas de la ciudad”, según rezaba el protocolo de 1990.

Sobre el caso de Las Gemelas, Amigos de Écija también recuerda que en 1993 se encargó un proyecto a un estudio de arquitectos “El proyecto básico y de Ejecución de las torres de la Concepción, quedó concluido en el mes de abril de 1994. Lo que mas llama la atención es que a pesar de haberse encargado el proyecto, el reformado, el estudio de ingeniería y control de calidad y satisfacer los honorarios que originaron estos trabajos el proyecto se deja en un cajón de la Consejería de Cultura y después de haber transcurrido catorce años no hay indicios de que se inicien las obras”, destacan desde la asociación.

La situación de unas de las torres gemelas se agravó aún más en 2014 cuando un rayo provocó importantes daños que tuvieron que se reparados de urgencia pero sin llevar a cabo una actuación integral del campanario.

Otra mención merece la torre de Santo Domingo, donde desde hace dos décadas se puede ver una malla de protección para evitar la caída de cascotes como la registrada recientemente “se colocó una malla protectora para evitar que desprendimientos de las cornisas y molduras pudieran afectar a los transeúntes. El tiempo pasa y ante la desidia de las autoridades competentes tampoco se vislumbra la restauración de esta torre”.

La asociación concluye reclamando la implicación de la ciudadanía para que el conjunto de torres y espadañas de Écija no presenten un estado lamentable.

Publicidad
Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a