“Tipografía”

En respuesta a la Asociación Amigos de Écija, la delegación territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, ha preguntado a los propietarios del convento de San José, conocido popularmente como “Las Teresas”, por los horarios de apertura al público debe de tener como Bien de Interés Cultural (BIC). Al mismo tiempo se le insta a presentar el inventario de los bienes muebles del convento.

El escrito de la Junta de Andalucía va dirigido al Padre Prior del Convento de Santo Ángel Custodio de Sevilla como responsables del convento de “Las Teresas”, y en él se pide “nos señale las medidas que piensa adoptar para dar cumplimiento a lo preceptuado en el artículo 14 de la vigente Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, o señales las causas que puedan justificar la dispensa parcial o total de su cumplimiento”.

El escrito se refiere al punto tres de dicho artículo donde se especifica la obligación de todo BIC de estar abierto al público durante un mínimo de días al mes “cuando se trate de Bienes de Interés Cultural, además se permitirá la visita pública gratuita, al menos cuatro días al mes, en días y horas previamente señalados, constando esta información de manera accesible y pública a los ciudadanos en lugar adecuado del Bien de Interés Cultural”.

En este mismo punto del artículo se detalla también la posibilidad de aplicar una dispensa para no cumplir con lo establecido, siempre y cuando esté justificada, pero con el escrito remitido por la Junta se entiende que en este caso no existe dicha dispensa.

Este escrito es la respuesta de la delegación territorial de Cultura, Turismo y Deporte a un escrito previo remitido el 18 de octubre por la Asociación Amigos de Écija en el que se pedía se indicase “días y horarios que hay establecidos, de conformidad con dicha Ley, para la visita al referido convento”.

El convento de San José “Las Teresas” se localiza en el antiguo Palacio de los Condes de Palma donde la Comunidad de las Carmelistas Descalzas se instaló en 1643 y donde residieron hasta marzo de 2015, momento en el que se marcharon de Écija. Desde entonces el convento permanece cerrado. Han sido varias las acciones pidiendo su apertura que ha llevado a cabo la Asociación Amigos de Écija, que denuncio un presunto expolio de su patrimonio de bienes muebles tras la marcha de las religiosas. Técnicos de la Junta de Andalucía visitaron el inmuebles meses después. En mayo de 2016 se mantuvo una reunión entre responsables de la delegación territorial de Cultura, Turismo y Deporte, religiosos carmelistas descalzos y representantes del Ayuntamiento de Écija para conocer la situación y buscar una solución al convento, desde entonces la Junta de Andalucía no destalla más contactos.